5/3/10

El Prisionero de los Nazis


Durante la Segunda Guerra Mundial, un estanciero polaco fue apresado por los nazis.
Un oficial invasor tomó posesión de su casa y le dijo:
Hoy me siento magnánimo, así que en vez de mandarte a un campo de concentración, te haré una oferta. Si quieres seguir con vida, tendrás que obedecerme.
A partir de este momento, serás mi sirviente. Dormiré en tu casa y tú dormirás en el establo. Lustrarás mis botas y lavarás mi ropa. Cocinarás y limpiarás para mí. Si no lo haces, te mataré.
¿ACEPTAS MI OFERTA?’
El dueño de la estancia bajó la cabeza y se retiró en silencio. Durante los siguientes cuatro años vivió en el establo y fue el sirviente del nazi; lustró sus botas y lavó su ropa, cocinó y limpio.
Pero llegó el día en que Polonia fue conquistada por el ejército soviético.
Mientras los soldados rusos se llevaban preso al oficial nazi, pasaron junto al estanciero. Este levantó su cabeza y, mirando al nazi a los ojos, le dijo: ‘NO’.

1 comentario:

  1. La cobardía lo convirtió en esclavo!!!
    MORALEJA.Prefiero morir en el acto, que vivir activamente humillado para lograr mi libertad...

    ResponderEliminar