2/11/09

Llegar hasta el final


"Cuando el hombre le pone un límite a lo que hará,  le está poniendo un límite a lo que puede hacer".
Charles M. Schwab

La nonagenaria Helen Hill describe su época de colegiala como maravillosa, aunque nunca recibió el diploma. Ella y sus 5 compañeros no lo recibieron oficialmente porque el colegio estaba en quiebra. Pero me complace contarle que Helen Hill finalmente recibió su diploma. En mayo de 1983, ella, la residente más entrada en años se South Thomaston, Maine, y la única sobreviviente de la clase de 1907, recibió su diploma, ¡con 76 años de retraso!


Nunca es demasiado tarde para soñar, aprender o para cambiar. Carl Carson decidió cambiar de carrera a la tierna edad de 64 años. Dejó de ser un exitoso concesionario de camiones y automóviles para convertirse en consultor de negocios. Se había fijado la meta de venderles sus servicios a diez clientes potenciales. Esa meta la logró en marzo de 1983. En la actualidad dirige una publicación mensual que les imparte consejos a 1.200 suscriptores, y con sus 75 años a cuestas, recorre los EE.UU. en promedio cien veces al año dictando conferencias y participando en seminarios.


Nunca es demasiado tarde para soñar, aprender o cambiar. Algunos esgrimen como excusa que están muy viejos, que son muy jóvenes, que son negros o blancos, que son mujeres u hombres. La vida no es fácil, pero puede tener recompensas. Usted no puede detener el tiempo, pero sí puede detener los pensamientos negativos y usar esas habilidades exclusivas que tiene.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada