19/10/09

Acerca del Cambio

 


Bob Biehl, en su libro Increasing Your Leadership Confidence, escribió:

«Un cambio puede tener sentido desde el punto de vista lógico y aun conducir a la ansiedad en la dimensión psicológica. Todo el mundo necesita un nicho, y cuando el nicho comienza a cambiar después de que hemos estado cómodos en él, produce estrés e inseguridad. Por lo tanto, antes de introducir un cambio, necesitamos considerar la dimensión psicológica».


Esta sorprendente declaración puede ilustrarse de muchas maneras. Se ha observado, por ejemplo, que, si los últimos 50.000 años de existencia del hombre se dividiesen en generaciones de unos sesenta y dos años, habrían transcurrido, aproximadamente, 800 generaciones. Y, de estas 800, más de 650 habrían tenido las cavernas por escenario. Sólo durante los últimos sesenta lapsos de vida ha sido posible, gracias a la escritura, comunicar de unos lapsos a otros. Sólo durante los últimos seis lapsos de vida han podido las masas leer textos impresos.


Sólo durante los últimos cuatro ha sido posible medir el tiempo con precisión. Sólo durante los dos últimos se ha utilizado el motor eléctrico. Y la inmensa mayoría de los artículos materiales que utilizamos en la vida cotidiana adulta ha sido inventada dentro de la generación actual, que es la que hace el número 800.


La transitoriedad es la nueva "temporalidad" de la vida cotidiana. Da origen a una impresión, a un sentimiento de impermanencia. Desde luego, los filósofos y los teólogos han sabido siempre que el hombre es efímero. En este sentido amplio, la transitoriedad ha sido siempre parte de la vida. Pero, hoy, el sentimiento de impermanencia es más agudo e íntimo.

Así, Jerry, el personaje de Edward Albee, en The Zoo Story, se califica a sí mismo de "transitorio permanente". Y el crítico Harold Clurman, comentando a Albee, escribe: "Ninguno de nosotros ocupa moradas seguras..., verdaderos hogares. Somos todos la misma "gente de todas las pensiones de todas partes", que trata desesperada y furiosamente de establecer contactos satisfactorios con los vecinos. En realidad, todos somos ciudadanos de la Era de la Transitoriedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada