6/10/09

Las 17 Reglas del Éxito (VIII)

REGLA NÚMERO DIECISÉIS:
Hay que buscar la semilla del bien en todas las adversidades. Cuando uno domina ese principio, posee un valioso escudo que lo protegerá bien a través de todos los oscuros valles por donde tenga que pasar. Es posible ver las estrellas desde el fondo de un pozo profundo, en tanto que no pueden distinguirse desde la cima de una montaña. De la misma manera, usted aprenderá de la adversidad cosas que uno no habría descubierto jamás sin dificultades. Siempre hay una semilla del bien. Uno debe encontrarla para prosperar.

Aproximadamente un año después de que me ascendieran a la presidencia de la revista Éxito Ilimitado de W. Clement Stone, y con la ayuda de los comerciales de Paul Harvey por la radio de todo el país, nuestra circulación estaba alcanzando alturas inexploradas en la gráfica de ventas que había en mi oficina. Y entonces cometí un terrible error de apreciación, error que con toda seguridad no sólo iba a retrasar nuestro progreso, sino que le costaría una fortuna a la compañía.

Apenas me di cuenta de los que había hecho, telefoneé a W. Clement Stone y le solicité una entrevista, durante la cual cuidadosamente le relaté, sin quitar ni poner nada, cómo me las había ingeniado para enredar las cosas. Stone escuchó atentamente mis palabras, sólo me interrumpió unas cuantas veces para aclarar determinados hechos, y al terminar, me quedé sentado allí nada más, con la sensación de haberle fallado y en espera de que cayera la cuchilla. Estaba seguro de que mi carrera como editor había terminado.

Stone seguía viendo el techo, chupó varias veces el humo de su largo habano antes de volverse por fin hacia mí, sonriente, para decirme: "¡Magnífico, Og!"

¿Magnífico? ¿Se habría vuelto loco? Le acababa de hacer gastar una pequeña fortuna y a la vez le había puesto en entredicho su querida revista, y me estaba diciendo que magnífico. No dije nada, probablemente porque estaba en un estado de conmoción parcial. Luego Stone se inclinó hacia adelante, me tocó el brazo y me dijo suavemente: “Realmente es magnifico,. Og. Deja que te explique por qué”.

A continuación, el gran hombre se puso a enseñarme una regla para vivir que me ha sido invaluable durante más de un cuarto de siglo. Con todo cuidado me explicó que aunque se daba cuenta de que lo que había ocurrido a la revista era una adversidad terrible, estaba seguro de que, si considerábamos largo y tendido nuestro problema, podríamos encontrar una semilla de bien en toda esa dificultad, una semilla que podríamos utilizar en nuestro provecho. Me recordó que cada vez que Dios cerraba una puerta, siempre se abría otra, y durante varias de las horas siguientes examinamos nuestro problema desde todos los ángulos posibles. Finalmente, mientras yo anotaba página tras página, ideamos un plan que no sólo sirvió para recuperar nuestra cuantiosa pérdida, sino que agregó mucho a nuestros ingresos por publicidad durante muchos años. Esas horas especiales constituyeron la mayor experiencia de aprendizaje en mi vida.
Uno debe sembrar siempre la semilla del bien, en cualquier adversidad. No hay una regla para vivir que sea más exigente que ésta, pero, una vez que uno ha aprendido a reaccionar ante cualquier problema con la palabra “Magnífico” y luego se toma el tiempo para descubrir qué podría haber de bueno en el serio problema que uno tiene, se sorprenderá al ver con cuánta frecuencia se puede cambiar una derrota segura en una victoria.

Samuel Smiles, autor del primer libro sobre el éxito intitulado "Autoayuda" a finales del siglo XIX, dijo que siempre aprendemos más de nuestros fracasos que de nuestros éxitos. Con frecuencia descubrimos lo que sí funciona al descubrir lo que no funciona, y quien nunca haya cometido un error nunca ha experimentado la emoción de hacer que una pérdida aparente se vuelva un triunfo.

El principio de transformar los debes en haberes es tan antiguo como el hombre. Por ejemplo los amigos de Santa Claus, los esquimales, que se las han arreglado para sobrevivir durante milenios extrayendo la semilla del bien de su mayor adversidad; convierten las únicas materias primas de que disponen, el hielo y la nieve, en iglúes para guarecerse del frío. Un viejo amigo con quien juego al golf dice que la verdadera prueba da la vida, al igual que ocurre en el golf, no es el hecho caer en las trampas, sino el poder salir de ellas, como cuando la pelota ha caído entre pasto muy crecido.

En los juegos y en la vida, quienes han aprendido a enfrentar la adversidad son quienes ganan los campeonatos.

REGLA NÚMERO DIECISIETE:
Uno debe darse cuenta que la verdadera felicidad radica dentro de uno mismo. No hay que desperdiciar tiempo ni esfuerzo en buscar la paz, la alegría y el gozo en el mundo externo. Hay que tener presente que no hay felicidad en tener u obtener, sino únicamente en dar. Hay que dar. Compartir. Sonreír. La felicidad es un perfume que no se puede escanciar en los demás sin que unas cuantas gotas caigan en uno mismo.

Nathaniel Hawthorne nos advirtió, hace mucho, que era mucho más fácil atrapar una mariposa que el sentimiento esquivo llamado felicidad. Según escribió, la felicidad, cuando se presenta en este mundo, ocurre incidentalmente. Si hacemos de ella el objeto de nuestra búsqueda, eso nos llevará a una persecución infructuosa y nunca la alcanzaremos. Sin embargo, como Aristóteles declaró ante el mundo: “La felicidad constituye el significado y el propósito de la vida, el único objetivo y fin de la existencia humana”.

Veamos por ejemplo las hordas que todas las noches se reúnen en las ciudades n busca de unas cuantas horas de felicidad. ¿Cuántos millones de dólares anuales gastamos en adquirir placer de todo tipo? ¿Funciona? ¿Somos felices?

Recientemente llevé a cabo un experimento que había estado diciendo que haría durante años. Una tarde soleada, me instalé en una esquina de la calle Cincuenta y Cuatro y de la Quinta Avenida en la ciudad de Nueva York y me puse a observar a las siguientes doscientas personas que pasaron frente a mí en dirección al sur. De acuerdo con mi expectativa, menos de diez iban sonrientes, o por lo menos que parecieran felices. ¿Por qué? Si la felicidad es una condición normal, como la buena salud, ¿por qué no somos más los que la disfrutamos? Probablemente no lo estamos disfrutando porque ni siquiera estamos seguros de saber que es. La mayoría de nosotros supone que si se tiene una gran riqueza o un gran poder, deberíamos ser felices con toda seguridad; sin embargo, conozco a muchos millonarios que son muy atormentados y solitarios.

Hace poco, en un fascinante crucero por el Canal de Panamá en el Royal Princess, me quedé sorprendido de ver cuán pocas caras felices había a bordo de este elegante trasatlántico de lujo, Ser mimado, atendido y malacostumbrado parecía no significar nada para la mayoría de los pasajeros. No debería haberme sorprendido.

Si los ingredientes de la felicidad no están dentro de la persona, ningún logro material, ninguna diversión ni ninguna tarjeta de crédito "Dorada" puede hacer sonreír a esa persona.
Henry David Thoreau, mi viejo amigo, tenía mucho que podía decir al respecto, entre otras cosas: “Estoy convencido, a partir de la experiencia, de que permanecer en este mundo no es un trabajo arduo sino una diversión cuando vivimos con sencillez y sabiduría. La mayor parte de los lujos, y muchas de las así llamadas comodidades de la vida, no solo son completamente prescindibles, sino verdaderos, obstáculos para la elevación de la humanidad”

¿Recuerda usted, amigo lector, al Caballero Blanco de "A través del espejo" de Lewis Carroll?

Cuando Alicia lo conoció, el tipo iba cargado de lujos – una colmena para atrapar las abejas que pudieran acercársele, una trampa para protegerse de los roedores, brazaletes alrededor de las patas de su caballo para protegerlo de las mordidas de tiburones, e incluso un plato en anticipación del budín de ciruela que algún alma caritativa le podría ofrecer. Cargado de estos adminículos, el caballero es un símbolo perfecto de quienes buscan la felicidad juntando dinero, objetos y bienes raíces.

¿La felicidad... es una mariposa? Tal vez no. “Muy poco se necesita para hacer una vida feliz”, escribió Marco Aurelio, "todo se halla dentro de uno mismo, en su manera de pensar".

Uno buscará la felicidad eterna y fracasará, a menos que la busque dentro de sí mismo, en su corazón y en su alma, y luego comparta lo que posee sin pensar en ninguna recompensa. Hay que oír lo que dice George Eliot: “Es sólo un tipo empobrecido de felicidad el que podría derivarse de una preocupación muy grande por nuestros propios placeres estrechos. Sólo podemos tener la felicidad mayor como la que acompaña a la verdadera grandeza, si tenemos una gran consideración y muchos sentimientos hacia el resto del mundo, así como los tenemos hacia nosotros mismos. Este tipo especial de felicidad a menudo trae consigo tanto dolor que sólo podemos diferenciarlo del dolor porque es lo que elegiríamos sobre todo lo demás, porque nuestras almas ven que eso es bueno”.

Es bueno tener dinero y las cosas que el dinero puede comprar, pero también es bueno ponerse una que otra vez a reflexionar para estar seguro de no haber perdido las cosas que el dinero no puede comprar. Hay que comunicarse con los demás.

La felicidad no es sino el producto secundario de la manera en que uno trata a sus semejantes. Ahora es el momento de ser feliz. Aquí es el lugar para ser feliz. Hay que aprender y comenzar a vivir según las reglas que se le han entregado a usted, reglas que se le han entregado a usted, reglas que se le presentaron con mucho amor, y compartir su mensaje con otros que piden su apoyo. Sólo entonces aparecerá la mariposa y se posará ligeramente en su hombro mientras suena la cajita de música.

Nunca hubo, ni habrá una mejor manera de vivir.

Og Mandino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada