21/10/09

Afrontar el Sufrimiento




En tiempos de Buda, murió el único hijo de una mujer llamada Kisagotami. Incapaz de aceptar aquello, la mujer corrió de una persona a otra en busca de una medicina que devolviera la vida a su hijo. Le dijeron que Buda la tenía.

Kisagotami fue a ver a Buda, le rindió homenaje y le preguntó:

"¿Puedes prepara una medicina que resucite a mi hijo?"


"Conozco esa medicina"
-contestó Buda-. "Pero para prepararla necesito ciertos ingredientes".

"¿Qué ingredientes?"
-preguntó la mujer, aliviada.

"Tráeme un puñado de semillas de mostaza"
-le dijo Buda.

La mujer le prometió que se las procuraría, pero antes de que se marchase, Buda añadió:

"Necesito que las semillas de mostaza procedan de un hogar donde no haya muerto ningún niño, cónyuge, padre o sirviente".


La mujer asintió, y empezó a ir de casa en casa, en busca de las semillas. En todas las casas que visitó, la gente se mostró dispuesta a darle las semillas, pero al preguntar ella si en la casa había muerto alguien, se encontró con que todas las casas habían sido visitadas por la muerte; en una había muerto una hija, en otra un sirviente, en otras el marido o uno de los padres.

Kisagotami no pudo hallar un hogar donde no se hubiera experimentado el sufrimiento de la muerte. Al darse cuenta de que no estaba sola en su dolor, la madre se desprendió del cuerpo sin vida de su hijo, y fue a ver a Buda, quien le dijo con gran compasión:


"Creíste que sólo tú habías perdido un hijo; la ley de la muerte es que no hay permanencia entre las criaturas vivas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada