7/10/09

Cómo vivir su historia de éxito: las diez fases

1. CREARSE MOTIVACIÓN
La motivación es el motor que impulsa el éxito. El encendido ‘debe proceder del interior’, dice el psicólogo del deporte James Loehr. Los mejores en cualquier ámbito ‘poseen’ su motivación. El éxito se siente mucho mejor cuando satisface una necesidad profundamente arraigada. Loehr dice: ‘Los padres o los entrenadores pueden ayudar a reforzar esa puesta en marcha; sus mentores pueden ayudarle a superar el temor’. Procure rodearse de personas que se sientan muy motivadas. La motivación es contagiosa. Si vemos que quienes nos rodean están motivados, obtenemos inspiración. Rodéese también de gente que le apoye y le anime. Aunque la puesta en marcha procede del interior, sigue necesitando de fuerzas exteriores que la refuercen. El Doctor Robert Singer, uno de los psicólogos del deporte más bien considerados, resalta la importancia de descubrir una actividad que nos satisfaga plenamente: ‘Sólo puede autorrealizarse si emprende una actividad que le resulte personalmente satisfactoria. Establezca objetivos relacionados con una mejora de sí mismo. Claro que, en muchas ocasiones, pueden funcionar las dos fuentes de la motivación, la interna y la externa. Muchas circunstancias, como por ejemplo la pobreza, pueden crear una motivación extrínseca. El deseo de tener poder, fama y dinero y alcanzar reconocimiento es una fuerza motivadora extrínseca. Pero siempre necesitará encontrar placer y realización personal para resistir en una actividad’.

Puesto que la motivación intrínseca, es decir, un sistema interno de creencias, es la clave para el éxito a largo plazo en la vida, echémosle un vistazo más atento. La motivación intrínseca no es simplemente un ciego optimismo. La energía del optimista tiene que fundamentase en la convicción básica de que las cosas saldrán bien, y eso, para muchas personas, significa estar convencido de que el resultado del propio trabajo creará un bien común más grande. La autodeterminación exige el convencimiento activo que practican los optimistas. El Doctor Robert Singer dice: ‘A quienes alcanzan grandes metas en los deportes y en otros ámbitos de la vida, les gusta persistir en los logros. Les gusta la sensación de realización que obtienen de hacer las cosas bien. Eso es algo que se puede desarrollar'.

Crea en usted mismo, crea que puede hacerlo, y hágalo constantemente. Siempre ha de estar hambriento. Eso es algo que tiene que ver con su percepción de que puede hacer lo que necesite hacerse. Procure comprender lo que tienen posibilidades de hacer... basándose para ello en experiencias del pasado y en una comprensión de la situación presente’. Linda S. Wilson, presidenta emérita del Radcliffe College, dice: ‘Concentremos la investigación en comprender los resultados positivos, especialmente por lo que se refiere a la vida de las mujeres; examinamos a hombres y mujeres que sufrieron terribles problemas, para descubrir qué fue lo que los ayudó a superarlos. Su profundo compromiso y su fe en lo que hacían fue lo que les proporcionó fortaleza; demostraron una gran resistencia conectada con su convicción. Si no tiene una fuerte convicción interna, los obstáculos permanecerán durante más tiempo’.

2. CREARSE UNA VISIÓN
Para tener éxito no es suficiente con crearse una historia verbal acerca de cómo le gustaría que fuera su vida. La historia se tiene que transformar en una visión que le inspire a ver su futuro tal como podría y debería ser. Muchas personas sólo pueden ver los caminos que han seguido en el pasado, o los caminos seguidos por otros en su vida. Simplemente, hacen más de lo mismo. Mejoran continuamente en lo que ya hacen. Pero una gran visión se proyecta osadamente hacia el futuro. Finalmente, deberíamos poder elevarnos sobre todas las actividades cotidianas vulgares de la vida y el trabajo para ver y proyectar más allá del aquí y ahora, hacia el mañana; y eso resulta mucho más duro de lo que parece.

3. CREARSE CONFIANZA EN UNO MISMO
Tiene usted que creer en usted mismo y en que puede rendir bien constantemente. Esto es algo que tiene que ver con su percepción de usted mismo. Aunque el público ve el éxito como una cuestión de perder o ganar, el mejor éxito es el que se alcanza cuando la gente se concentra en el objetivo del rendimiento antes que en el de los resultados. Recuerde que los mejores no dicen ‘Quiero ser el número uno en todo el mundo’, sino que dicen: ‘Hoy quiero intentar hacer las cosas lo mejor posible’. Tanto en el deporte como en la vida, muchas personas determinan su propio valor según lo que ganan o pierden, pero eso no es productivo. Muchos atletas no alcanzan un alto rendimiento porque se concentran en tratar de ganar, en lugar de intentar hacer las cosas lo mejor que puedan, y usted también podría caer en la misma trampa. Defina su propio valor para usted mismo. Pregúntese repetidamente: ‘¿Estoy rindiendo al nivel que debería, basándome en mi experiencia de mí mismo? ¿Cómo podría mejorar?’.

4. SER OSADO
‘Aquel que se atreve, gana’
, es el lema del SAS (Special Air Service), la unidad británica de comandos de élite. Quienes ganan a lo grande tienen verdadera predilección por la acción. Muchos de nosotros tememos asomar la cabeza.. y por buenas razones. A nadie le gusta que lo ensucien, lo derriben, lo fustiguen... Así pues, tenga cuidado antes de ser osado. Cuando uno sale realmente ahí fuera, queda al descubierto, así que procure estar bien y preparado para una buena lucha, procúrese aliados y toda la munición que necesite; puede salir ahí fuera solo, pero entonces no tendrá ni una fracción de la fortaleza o la resistencia que tendría formando parte de un equipo. Una vez que haya creado su visión, haya examinado el campo, se haya preparado meticulosamente, se haya creado un equipo a su alrededor y haya elegido a sus aliados, ¡adelante, a por ella! Sea osado. Los mayores avances que se han producido en todos los campos surgen como rayos de la nada, inesperados y contradictorios para el saber convencional.

5. EXPLICARSE LOS PROPIOS ERRORES
Las personas que alcanzan grandes logros tienen un estilo muy racional y objetivo de explicarse a sí mismas y explicar su historia. Tienen una razón específica para el fracaso. Nada agota más rápidamente la motivación que la convicción de haber sido golpeado por fuerzas que uno no puede cambiar. Cuando algo salga mal, encuentre aquellas cosas que usted pueda cambiar. Dígase a sí mismo: ‘Esto no es más que un revés temporal. Mañana volveré a ganar’. Casi el cien por ciento de las veces, los que son duros y siguen levantándose, alcanzan el éxito.

6. LUCHAR POR LA INTEGRIDAD
La integridad es el aspecto más importante del carácter. El Doctor Michael DeBakey me dijo: ‘Si no se tiene integridad, no se tiene nada. Mis padres tomaban una decisión clara en cuanto a qué estaba bien y qué estaba mal. Ser honrado es integridad. Los niños no nacen con responsabilidad. Eso es algo que se les tiene que enseñar’.
Mark McCormack dice respecto de la integridad como modelo para el éxito: ‘Creo que habría que ser extremadamente puntual, sumamente fiable, muy honrado y muy trabajador’.

El Doctor John Silber dice: ‘Sólo hay un aspecto del éxito que está en manos del individuo, y es el éxito moral y espiritual. Si has nacido en el seno de una familia que te quiere y tienes buena salud, puedes vivir, definitivamente, una vida moral’.

Tom Murphy, que fue durante años el presidente de la ABC Televisión Network y es ahora presidente de Save The Children, dice: ‘La combinación de energía e integridad es el factor más importante para el éxito a largo plazo. Integridad significa una completa honradez, ser un jugador de equipo, no hacer picadillo a los demás. La energía proviene de disfrutar con lo que se está haciendo’.

7. SIMPLIFICAR LA PROPIA HISTORIA
Constrúyase una historia clara. Vea el bosque, además de los árboles. Los líderes con éxito son capaces de tomar información muy compleja e integrarla en una historia sencilla que pueden contarse a sí mismos y contar a los demás.

8. ENCARNAR LA PROPIA HISTORIA
Howard Gardner
escribió: ‘Además de contar historias, los líderes las encarnan’. Desconfiamos de los políticos porque dicen una cosa y, sin embargo, su historia personal es la encarnación de un conjunto de valores contarios. Reducimos mucho la tensión de la vida cuando reconciliamos nuestra historia con nuestra forma de vivir.

9. SER ELOCUENTE
Un rasgo de casi todos los líderes es que ‘son elocuentes hablando y muchos de ellos también cuando escriben. No sólo tienen una historia prometedora que contar, sino que también pueden contarla de forma persuasiva’, escribe el profesor Gardner. Lo mejor de la historia de su vida es que le pertenece. Puede usted aportar a la historia de su vida una gran elocuencia, añadirle color, carácter y osadía.

10. SER UN HÉROE O UNA HEROÍNA
Creo que el honor y el altruismo son las dos mejores cualidades que puede tener una historia. Todos tenemos formas de convertirnos en héroes en nuestra propia vida y de ver la vida como una aventura heroica.

Robert Arnot

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada