12/10/09

Estados de Ánimo y Éxito



EL SABER POPULAR DICE: El éxito está en los genes

LA BIOLOGÍA DEL ÉXITO DICE: La energía mental alimenta el éxito.

EL ESTADO DE ÁNIMO
Al conocer a personas triunfadoras, lo primero que suele llamar la atención no es su energía cerebral efectiva, sino su estado de ánimo. Las personas de más éxito poseen un estado de ánimo altamente positivo durante la mayor parte del tiempo; no es que nunca se enojen ni se sientan alicaídas, sino que su estado de ánimo dominante es positivo.

Un destacado artículo publicado en 1985 por David Watson y Auke Tellegen llegaba a la conclusión de que la mayoría de los cambios de humor pueden explicarse simplemente por dos factores: el estado de ánimo positivo y el estado de ánimo negativo. (D. Watson y AS. T, ‘Toward a Consensual Structure of Mood’, PSYCHOLOGICAL BULLETIN, 98 (1985), p. 219-235).

El estado de ánimo positivo aparece asociado con el entusiasmo, la actividad, la fortaleza y el júbilo; es lo opuesto al aburrimiento, la pereza o la somnolencia. El estado de ánimo negativo se asocia con sensaciones como el nerviosismo, el temor, la angustia, el desdén y la hostilidad; es lo opuesto a sentirse calmado o relajado. El estado de ánimo positivo abarca las sensaciones relacionadas con la energía, mientras que el estado de ánimo negativo abarca las sensaciones relacionadas con la tensión.

Un estado de ánimo sumamente positivo actúa como el activador necesario para sobrealimentar nuestros procesos de pensamiento. Ed Diener, Doctor en Filosofía, de la Universidad de Illinois, Champaign-Urbana, informa que es el estado de ánimo positivo lo que ‘motiva la sociabilidad humana, la exploración y la creatividad’.

Será usted mucho más productivo en el trabajo y es mucho más probable que sea útil para los demás si adopta un estado de ánimo positivo. En resumen, sus estados de ánimo, buenos o malos, determinan su pauta de pensamiento. ‘Un estado de ánimo negativo genera tristeza, irritabilidad, sentimientos de culpabilidad y una pauta de pensamiento negativa, autocrítica y pesimista’, dice el profesor Diener.

Comprender los estados de ánimo positivo y negativo es absolutamente imprescindible para establecer los propios objetivos. Si sus objetivos exigen una gran cantidad de energía y piensa en ellos mientras se encuentra en un estado de ánimo e baja energía, puede sentirse desanimado y con la sensación de no poder alcanzarlos, y como consecuencia de ello, acabará marcándose unos objetivos más bajos de lo que debiera. Robert E. Thayer, profesor de psicología en la Universidad Estatal de California, Long Beach, escribe en su excelente libro "EL ORIGEN DE LOS ESTADOS DE ÁNIMO COTIDIANOS": ‘Su nivel actual de energía está influyendo de modo incorrecto sobre sus juicios acerca de su capacidad para reunir suficiente energía y comprometerse para las tareas futuras’. En otras palabras, sea consciente de que la forma en que se siente causa un impacto directo sobre sus procesos de pensamiento. Al marcarnos criterios sobre nosotros mismos, nos parecen objetivos, pero nuestros criterios y metas son totalmente subjetivos y personales.

Para alcanzar el éxito, sólo debería establecer objetivos cuando sus niveles de energía y su estado de ánimo sean elevados. Tenga en cuenta, no obstante, que si establece esos objetivos en un momento en el que está entusiasmado (como, por ejemplo, cuando acaba de ganar la lotería), es posible que no pueda alcanzarlos porque no podrá volver a encontrar es mismo nivel de energía y entusiasmo. Al utilizar LA BIOLOGÍA DEL ÉXITO, concéntrese en conducir su estado de ánimo general y su energía hasta un nivel más elevado ANTES de establecer los objetivos con los que sueña... para luego mantener esa energía que le permitirá alcanzarlos.

EL TERMOSTATO DEL ESTADO DE ÁNIMO
El estado de ánimo puede variar desde muy bajo a muy alto. Algunos de nosotros estamos dotados con los genes adecuados que nos proporcionan una disposición elevada y toda una vida de felicidad. Otros arrastramos la maldición de una baja disposición y años de estados de ánimo desolados y pensamientos oscuros.

Aunque hablamos de una amplia gama de emociones, desde la felicidad y la alegría a la tristeza, el enojo y las actitudes francamente hostiles, para el propósito de pensar positivamente sólo nos interesa distinguir si el estado de ánimo es positivo o negativo. Lo bueno de la situación es que puede crear más energía mental; del mismo modo que se eleva un termostato; lo único que tiene que hacer es reajustar los niveles de energía cerebral, elevándolos.

Este ‘termostato del estado de ánimo’ se halla situado en lo más profundo del cerebro, en una estructura llamada ‘amígdala cerebelosa’. Mediante el empleo del escáner PET, los científicos han podido examinar la amígdala y observar en color y tres dimensiones su grado de actividad. Su relación con el estado de ánimo es inversa: cuanto más baja sea la actividad de la amígdala tanto más animado será su estado de ánimo.

Abel Cortese

1 comentario:

  1. Admiring the time and energy you put into your website and in depth information you present.
    It's awesome to come across a blog every once in a while that isn't the
    same old rehashed material. Fantastic read! I've bookmarked your site and I'm including your RSS feeds to my Google
    account.

    My web site: visit this site

    ResponderEliminar