2/10/09

Premisas del Desarrollo Organizacional

Inteligencia Organizacional: Liderazgo

Todo desarrollo es un cambio que se da en alguna parte de la empresa, y que la afecta en su totalidad, se perciba o no por sus integrantes.

El cambio es un reto tanto humano como técnico.

Los deberes básicos de los directivos y jefes ante el cambio consisten en establecer y mantener el equilibrio en sus grupos, y favorecer el ajuste de cada uno de los integrantes, a las nuevas circunstancias.

Aunque cada quien percibe al cambio de manera personal, es común que los individuos se adhieran a las posturas predominantes en sus grupos de trabajo, generándose reacciones grupales ante el cambio.

Cuando ocurre un cambio, el grupo busca el equilibrio intentando regresar al estado o situación anterior, percibido como una mejor forma de ser y/o hacer las cosas. Cada presión a favor del cambio, por lo tanto alienta, naturalmente una "contrapresión" del grupo.

Los cambios en una empresa pueden llegar a parecer injustificados cuando la gente no cuenta con todos los elementos para ver claramente que sus beneficios compensan sus costos económicos, psicológicos y sociales.

Por lo tanto cada cambio deberá basarse en un análisis costo/beneficio que tome en consideración todas sus implicancias, y deberá estar precedido por suficiente información para el personal.

El hecho de que en un grupo se cuente con personas muy bien preparadas o muy inteligentes no necesariamente significa que el grupo comprenderá y aceptará mejor el cambio. A veces sucede lo contrario, porque el grupo utiliza su capacidad para racionalizar o justificar los motivos de su resistencia al cambio.

Si un director o un gerente, como promotor del cambio, hace que sus colaboradores participen activamente en el proceso, logrará niveles de apertura y colaboración muy superiores a los que obtendría si únicamente se limitara a informarles acerca de los antecedentes, naturaleza y forma de implantación del cambio.

Aunque son los directivos quienes inician el cambio, los resultados finales siempre dependen de los colaboradores y su actitud hacia dicho cambio.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada