24/8/09

Acerca del éxito

A lo largo de los años mucha gente me ha preguntado: “¿Qué debo hacer para tener éxito?”

Mi respuesta ha sido siempre la misma: “Nada”. Desde temprana edad, todos hemos aprendido la ecuación que afirma la relación entre el trabajo duro y el éxito. Pero no es verdad. Es nada más que uno de esos falsos principios con los que todos cargamos hasta que descubrimos la verdad. En un momento de la historia del hombre, todos pensaban que el mundo era plano... excepto unos cuantos ‘chiflados”. ¿Qué creemos hoy? Creíamos que el universo giraba en torno a la Tierra. ¿Qué sabemos hoy? En el desarrollo del hombre, un principio es verdad hasta que deja de serlo

Abra su mente a las posibilidades
El éxito no está en lo que hacemos, sino en lo que vemos. Los triunfadores ven las cosas de manera distinta que la mayoría de la gente. Crean su propia realidad. Una de las ideas que las ciencias de la conducta han descubierto es que la realidad, en buena medida, es subjetiva. Dos personas que ven el mismo hecho pueden tener dos interpretaciones completamente diferentes de lo que vieron.

Eso sucede porque cada hecho es tanto positivo como negativo: bueno y malo. Nada de lo que ocurre en este mundo es enteramente positivo ni enteramente negativo. Siempre es ambas cosas a la vez, y usted elige qué lado ver. La mayoría de las veces, las personas exitosas deciden ver el lado positivo. Para ellos, todas las personas y las cosas conspiran para hacerlos triunfar. Es como un plan divino que se despliega. Ven cómo todo lo que sucede los prepara y los acerca de manera natural a sus sueños de éxito. Y, por consiguiente, ¡eso es lo que ocurre!

Lo que usted ve es resultado directo de lo que sabe, y lo que sabe es resultado de lo que ve. Es un ciclo confuso, de generación propia, que conlleva su propio cumplimiento y del cual es imposible salir inconscientemente. Lo que usted ve es su percepción, su interpretación. Usted interpreta los hechos según los datos de los que dispone. Estos datos están almacenados en su memoria y por eso la mayoría de la gente no puede salir de su ciclo de fracaso. A menos que hagan un esfuerzo consciente para experimentar otra cosa, su pasado crea su presente y su futuro. Su pasado “se reproduce” en su presente y en su futuro.

El ciclo de fracaso se genera y refuerza automáticamente; por lo tanto, el fracaso es su realidad: ¡pasado, presente y futuro!

Repito: usted interpreta los hechos según los datos que tiene a su disposición. Los “datos” también suelen ser subjetivos. Muchos datos son verdaderos hasta que pierden validez. ¿Qué los invalida? El cuestionamiento y el análisis Para cambiar la manera en la que usted ve las cosas, debe cambiar a la persona que está mirando. Toda su habilidad, sus técnicas, el trabajo arduo, los horarios extendidos, etc., no le servirán de nada si le falta esta pieza del rompecabezas.

Es como la receta de un pastel. Si tiene todos los ingredientes que necesita menos la harina, ¿qué tipo de pastel hará? En la receta del éxito, la harina es cuestionar lo que usted “sabe”. La sabiduría y la prosperidad verdaderas están en las preguntas, no en las respuestas. El saber las respuestas nos confina, por aceptación, a cierto nivel específico de conocimiento y comprensión.

Piense en esto: en su mayor parte, la humanidad aún no sabe lo que no sabe. Según las estadísticas, en las últimas dos décadas el hombre duplicó el conocimiento adquirido en los últimos cientos de siglos.

Y en los próximos diez a quince años, debido a todos los adelantos tecnológicos, ese conocimiento se duplicará una vez más, y volverá a duplicarse cinco a diez años después, y así sucesivamente Por lo tanto, en los próximos veinticinco años, el hombre cuadruplicará el conocimiento que posee ahora. ¡Eso significa que hoy no sabemos el 75 % de lo que sabremos dentro de veinticinco años!

Jim Rohm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada