30/8/09

Naturaleza de la Inteligencia Exitosa

La inteligencia que nos conduce al triunfo, según el Dr. Robert Sternberg (Universidad de Yale), es distinta tanto del coeficiente intelectual, que implica logros académicos, como de la inteligencia emocional, que implica la modalidad de pensamiento más idónea para las relaciones personales.

Requiere habilidad en tres tipos de pensamiento: el creador, el práctico y el analítico, de manera que las personas que poseen este tipo de inteligencia son motivadas, autocontroladas, perseverantes e independientes; se muestran siempre astutas para conseguir resultados a partir de lo que hacen, pues disponen del saber práctico necesario para hacerlo bien casi todo y para encontrar maneras de superar sus limitaciones; y, lo más estimulante de todo, en el fondo poseen una inteligencia que se puede medir y desarrollar.

La inteligencia emocional representa de cierta forma la otra cara de la moneda de la inteligencia académica y, tal vez, de la inteligencia múltiple. Una tiene que ver con destrezas cognitivas, la otra con habilidades emocionales. ¿Existe alguna forma de combinar estos distintos tipos de inteligencia?

Una solución a este problema es lo que he llamado Inteligencia Exitosa
, esto es, la habilidad de una persona para alcanzar el éxito en la vida, ya sea según modelos personales o ajenos. Esta inteligencia es de naturaleza distinta a la de los otros tipos de inteligencia, puesto que es única para cada individuo.

Por lo tanto, no pueden graficarse puntajes para la inteligencia exitosa de la misma manera como potencialmente podría hacerse con los de CI, IM e incluso IE.

Una persona es inteligente exitosamente en la medida en que sea capaz de saber qué hace bien y qué no tanto, para luego concebir cómo capitalizar o aprovechar al máximo sus fortalezas, al tiempo que compensa o corrige sus debilidades.

Las fortalezas y debilidades de la gente son tan diversas como la gente misma.

La mayoría de las personas que tienen éxito en sus vidas, como sea que se defina, son aquellas que saben quiénes son -qué tienen para ofrecerse a sí mismos, a los otros, y al mundo en general. Encuentran formas para utilizar al máximo sus diversos talentos, así como para vivir con sus debilidades.

Estas son algunas diferencias entre la inteligencia exitosa y la tradicional:

TESTS. La inteligencia exitosa no se mide con pruebas porque éstas se centran en la inteligencia académica inerte y no en la que está activa y se pone en práctica en la vida.

CANTIDAD. Uno no tiene una cantidad fija de inteligencia. Por lo tanto, es modificable. Se puede aumentar o disminuir si se la usa o no.

CLAVE. La inteligencia no es un problema de cantidad, sino de equilibrio. De saber cuándo y cómo usar las habilidades.

ORIGEN. La inteligencia es en parte heredada y en parte ambiental. Se desarrolla a lo largo de la vida y con las influencias familiares, de amistades y vínculos que se van creando.

FLEXIBILIDAD. Es un elemento importante. Hay que enseñar a los niños a enfocar los problemas desde varios puntos de vista y a ver cómo otras culturas abordan los problemas.

Abel Cortese

1 comentario:

  1. Concreto e interesante. La única palabra que no debería estar en este post es "capitalizar". Está de más.Basta mencionar: "Concebir cómo aprovechar al máximo sus diversos talentos".

    ResponderEliminar