28/8/09

Por qué es tan importante el tipo de pensamientos que tenemos cada día

Inteligencia Cognitiva: Análisis

El problema con los pensamientos, tanto estáticos como negativos, es que SE PROCREAN A SÍ MISMOS con extraordinaria facilidad.

¿Cuál es el efecto del pensamiento negativo?

El célebre motivador norteamericano Zig Ziglar responde: "El primer paso para resolver cualquier problema o hacer frente a cualquier desafío es estar seguro de tenerlo adecuadamente identificado. Pensamiento negativo es cuando usted levanta las manos al cielo y, desesperado, dice: 'Nunca antes he pedido hacer esto', 'Esta es una situación desesperada', o 'No hay nada que pueda hacer'. El cuadro que estas palabras pintan en su mente neutralizará su imaginación creativa y le originará un problema más grande que el que ya existe".

Quizá los pensamientos negativos son atractivos porque parecen diluir toda responsabilidad personal. Si todo ‘es así y no puede cambiarse’, como nos decimos a nosotros mismos y a los demás, no hay nada que se pueda hacer. Uno escapa del compromiso personal y del esfuerzo de buscar y encontrar una salida. Se desliza hacia la cómoda y peligrosa autocompasión.

Por otro lado, el pensamiento negativo proyectado hacia los demás también parece tener sus ‘ventajas’.

Edward de Bono manifiesta : ‘El pensamiento negativo es atrayente porque su logro es inmediato y completo. Probar que alguien está equivocado da esta satisfacción inmediata. Proponer una idea constructiva no ofrece logro hasta que la idea le gusta a alguien o se puede probar que funciona (lo que lleva tiempo).

Atacar una idea da una instantánea sensación de superioridad. Elogiar una idea aparentemente sitúa al que la elogia un poco por debajo del autor de la idea’.

El pensamiento positivo, por otra parte, no puede ser simplemente voluntarismo.

Ante todo, debe ser guiado por la lógica. Tiene que ser una mezcla de curiosidad y placer, y un fuerte y genuino deseo de "hacer que las cosas ocurran". Se puede decir que el progreso del hombre depende de ese deseo.

El exceso de optimismo puede conducir al fracaso, sin embargo, son los que esperan tener éxito quienes en efecto lo tienen.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada