24/9/09

Cómo acumular y aumentar la energía (II)

Inteligencia Práctica: Administración de la Energía Física y Mental

· RECUERDE QUE CADA ACTIVIDAD ES UN DESCANSO DE OTRAS.
El organismo humano es capaz de múltiples trabajos que exigen atención y voluntad ; la fatiga producida por cada uno de ellos, puede repararse con la simple variación del ejercicio. Solamente el conjunto de fatigas parciales produce una fatiga total, que exige el reposo completo de las actividades conscientes : el sueño.

· PRACTIQUE LA ECONOMÍA DE FUERZAS: no apresurarse. El ritmo parejo y medido conserva la energía: así lo saben y lo respetan los atletas, que pasan a un contrincante sin apurarse.
Los atletas dan cada vuelta a la pista en tiempos prácticamente iguales. Pero la primera vuelta se toma un tiempo mayor, por el efecto de la largada, y la última menor, por el impulso final.

· DIVIDA EL TRABAJO
Quizá la mejor manera de desarrollar la energía sea ésta. DIVIDA LAS ACTIVIDADES DE SU DÍA EN SEGMENTOS TAN PEQUEÑOS COMO SEA POSIBLE.
Trate cada uno de estos segmentos como actividades independientes y valiosas por sí mismas. Cuando haya logrado dividir su trabajo en partes diferentes, puede entregarse a una de ellas, terminarla, y entonces empezar con otra. Así, cambia de ritmo y logra una sensación renovada de completar algo.
'El que practica la máxima performance -señala el Dr. Laurence Morehouse- hace una cosa a la vez.
'Cuando practica, se concentra en un pequeño sector de la cosa más grande que se encuentra realizando.
Cuando se mueve, trata de hacerlo con tal simplicidad que su esfuerzo se concentra en una sola fase’.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada