24/9/09

El pensamiento y la energía

Inteligencia Práctica: Administración de la Energía Física

EL PENSAMIENTO Y LA ENERGÍA
Conviene aclarar que la energía no es fuerza bruta : es pensamiento convertido en fuerza inteligente. El que se agita sin pensar lo que hace, no acumula energía; ni lo hace el que reflexiona sin ejecutar lo que concibe. Deben ir juntos el pensamiento y la acción, como brújula que guía y hélice que empuja, para ser eficaces.

Lo que llamamos ‘pensar’, ‘reflexionar’ o ‘meditar’ sobre un problema, es, desde el punto de vista biológico, nada más que un mecanismo de ahorro de trabajo de una eficacia increíblemente considerable. Una rata se agota al esforzarse por salir de una trampa.

Un mono, con una décima parte de energía despilfarrada por la rata, encontrará el modo de salir de una jaula del mismo tipo. Y un hombre lo logrará con una décima parte del esfuerzo hecho por el mono.

El cerebro humano es un poderoso sistema de delicados amplificadores, transformadores, llaves, reductores, fusibles, todos los cuales trabajan para extender las energías naturales del hombre durante el mayor tiempo posible, y en el mayor número posible de asuntos.

La energía mental es un atributo susceptible de acrecentar su propia magnitud e intensidad, por la acción del espíritu sobre sí mismo y sobre el mundo exterior, de la propia manera que por el activo ejercicio se acrecienta la magnitud e intensidad de la energía corporal.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada