23/9/09

Sobre la Importancia de las Dieta: Algunos Consejos Para la Buena Alimentación

Inteligencia Práctica: Administración de la Energía Física

ALGUNOS BUENOS CONSEJOS PARA LA ALIMENTACIÓN
**Si formamos el hábito de comer y beber sólo en beneficio de la salud - física, mental y espiritual - experimentaremos una creciente sensación de BIENESTAR, acompañada de la energía y la felicidad que surgen cuando ya no estamos atados a caprichos y apetencias. No debemos vivir para comer, obedeciendo ciegamente a nuestro sentido del gusto, independientemente de las consecuencias para nosotros y para los demás...

**La buena alimentación, exenta de toxinas y de excitantes, dosificada y escogida, no sobrecarga el trabajo de ninguna víscera y no sobrecarga al cuerpo. Con sus valores nutritivos mantiene fuerte al cuerpo.

**Uno de los más eficaces medios para una perfecta nutrición, digestión y asimilación consiste en masticar cuidadosamente los alimentos.

**Hay que evitar la excesiva mezcla de alimentos. La digestión se hace más lenta y más dificultosa (origen de muchos sueños pesados y mal descanso).

**Es muy conveniente usar pocos aceites o grasas al cocinar o en las ensaladas.

**Es muy importante sustituir el azúcar por melaza o miel, y aun así consumir la menor cantidad posible.

**Es muy aconsejable NO BEBER ALCOHOL.

**Cenar frugalmente es muy sano.
Una comida abundante o pesada antes de dormir puede prolongar la digestión hasta seis horas, y se amanece cansado, como si se hubiera hecho ejercicio durante la noche. El pesado y complejo proceso digestivo es un gran trabajo para el organismo.
Especialistas en fisiología de la nutrición señalan que el estado óptimo de salud y energía se logra al ‘desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo’.
EL AGUA Decimos que nuestro cuerpo está hecho de carne y sangre, pero el 80% es agua. Esto sugiere la importancia de este líquido en toda forma de vida. Parece claro que descuidar, en nuestra dieta, la ingestión diaria de una importante cantidad de agua es algo grave. El agua drena, limpia, disuelve. Y transporta.

La importancia del agua en la dieta la ilustra eficazmente el doctor Alexander Bryce, en su obra ‘LAS LEYES DE LA VIDA Y LA SALUD’: "Cuando el aporte de líquido es insuficiente, la sangre tiene un peso específico más alto y los productos tóxicos de desecho del metabolismo celular se evacúan de manera imperfecta. Por tanto, el organismo se intoxica con sus propias excreciones, como si dijéramos, y no sería muy inexacto decir que ello ocurre porque no se ha asimilado líquido suficiente para disolver esas materias perjudiciales que las células mismas fabrican".

Nuestra vida requiere de más o menos un litro diario, para producir la orina que elimina las sustancias dañinas extraídas de la sangre a través de los procesos de filtración de unos dos millones de unidades filtradoras (nefrones) en los riñones. Es necesario beber mucha agua ; lo óptimo, 3 litros diarios, para gozar de una buena salud. Los refrescos proporcionan agua, pero el azúcar que contienen es altamente desaconsejables. En cambio, la fruta fresca, las verduras o los jugos naturales son los mejores alimentos abundantes en agua.

Es bueno beber gran cantidad de agua, porque produce un alto volumen de orina; esto reduce el esfuerzo de los riñones, que tienen menos dificultad en eliminar orina diluida que orina concentrada. Esto es de particular importancia para las personas cuyos riñones funcionan mal.
También es bueno beber mucha agua, porque disminuye el riesgo de que se formen cristales de cualquier tipo a partir de los fluidos corporales.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada