30/9/09

Soltar la Dirección y el Control Estrictos

Inteligencia Organizacional: Liderazgo

SOLTAR LA DIRECCIÓN Y EL CONTROL ESTRICTOS
Si las empresas de larga vida saludables sobreviven a través de generaciones requieren de buena voluntad para cambiar el portafolios de negocios, los directores deben hacer caso de las opiniones y prácticas de experiencias de otras personas, la organización debe darle a las personas el espacio para desarrollar ideas. Deben tener libertad por parte del control, la dirección y del castigo por fracasar.

En otras palabras, los empresarios deben tener tolerancia en la práctica de tomar riesgos con personas y buscar en nuevos lugares ideas frescas. Tal vez la mejor manera de ilustrar esto es a través de una metáfora referida al cultivo de las rosas.

Si usted es un jardinero, cada primavera deberá decidir cómo va a cultivar sus rosas: tiene la opción de elegir entre rosas fuertes o rosas largas. Cultivar fuertes, significa que tiene que seleccionar tres de las plantas con los tallos más fuertes, y las cortará dejando únicamente tres o cuatro retoños en crecimiento. Esto hace que la planta encamine todos sus recursos en un número relativamente pequeño de brotes en crecimiento. ¿Por qué podar las rosas así? Porque, de esta manera, en junio, obtendrá las rosas más grandes de la zona.

Pero en un entorno muy hostil como el actual, esa puede ser una manera altamente riesgosa.

Supongamos que usted está en un lugar donde las noches son heladas en abril y mayo, y hay colonias de hormigas que adoran comer retoños de rosas. Si usted decidió cultivar rosas fuertes, probablemente no tendrá rosas; es mejor cultivar dejando 5 o 7 tallos en cada planta, y en cada uno dejar 5 o 7 retoños en crecimiento. Como resultado, la planta puede repartir sus recursos en muchos retoños. Nunca tendrá las rosas más grandes de la zona, pero tendrá rosas cada junio.

Por otro lado, cuando se cultiva así pueden aparecer sorpresas. En 2 o 3 años algunos tallos han crecido más fuertes, y han empezado a producir brotes, los cuales deberá reforzar (alentando aún más hacia el crecimiento). Una política tolerante de cultivo gradualmente renueva el ‘portafolio’ de rosas.

Esta metáfora ayuda a resolver uno de los dilemas modernos de la dirección: cómo diversificar con el margen mínimo de riesgos. Una política de tolerancia permite a la rosa (y al medio ambiente) comprometerse el uno con el otro continuamente, sin poner en peligro la capacidad de la rosa para crecer.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada