30/9/09

La Nueva Fuerza de Trabajo: El Capital Humano

Inteligencia Organizacional: Trabajo en Equipo

LA NUEVA FUERZA DE TRABAJO: EL CAPITAL HUMANO
Los procesos de transformación que han caracterizado a las organizaciones de los años noventa (calidad total, reingienería de procesos, reestructuración y rediseño), han puesto en evidencia la necesidad de transformar al mismo tiempo la función de Recursos Humanos.

Cuando se pasa de un esquema jerárquico tradicional a la organización horizontal basada en equipos y procesos, se necesita transformar las prácticas y políticas de Recursos Humanos.

Las empresas que están a la vanguardia, a nivel mundial, están llevando a cabo esta transformación desde hace ya varios años.

La organización transformada requiere que los sistemas y prácticas de Recursos Humanos se enfoquen en tareas, no en puestos; en equipos, no en individuos, en procesos, no en funciones; en el aprendizaje organizacional, no en mantener la tradición, y en sistemas de manejo dinámico del desempeño y la compensación, en vez de estructuras salariales y esquemas salariales estáticos.

Sin este nuevo enfoque, la función de Recursos Humanos se convierte en una barrera para la transformación organizacional. Es crítico, para las PyMES, conocer las técnicas y principios que se están utilizando para implementar nuevos conceptos de Recursos Humanos que apoyen y promuevan los nuevos modelos organizativos.

En el siglo XXI la mayor ventaja competitiva no dependerá sólo de la nueva tecnología, sino de la dedicación, la calidad del compromiso y la competencia de las fuerzas de trabajo en las organizaciones.

Hoy, los resultados de la creatividad y la energía de los empleados -el capital humano- es el recurso más importante de la mayoría de las organizaciones de éxito.

Incluso se está considerando que “empleado” es un término desafortunado. Destaca el hecho de que una persona trabaja para otro, y subestima la realidad de que todos trabajamos juntos.

Algunas empresas líderes han comenzado a llamar “miembros” a los que forman su personal. Otras compañías, aun más innovadoras, denominan “asociados” a su personal. Por desgracia, no hay acuerdo en una palabra que sustituya a “empleados”. Y a veces las organizaciones necesitan un término que sea más específico que “gente”.

‘Recursos Humanos’ tampoco parece ser un término muy afortunado. Esa expresión pareciera aludir a seres humanos que permanecen pasivos, esperando a ser utilizados.

En su obra ‘CÓMO DIRIGIR EN TIEMPOS TURBULENTOS’, Peter Drucker, uno de los máximos exponentes del management moderno, escribió:

‘El personal, en la mayoría de las empresas, se encuentra fundamentalmente infrautilizado. Su responsabilidad no coincide con su capacidad. Le dan dinero en vez de la categoría que sólo la auténtica responsabilidad puede conferir’.

Hoy, sencillamente no puede instalarse ninguna característica competitiva que se detecte como factor crítico de éxito para un negocio, a menos que las personas que trabajan y son parte de la empresa, programen sus creencias hacia la visión, misión, valores y objetivos estratégicos de la organización.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada