23/9/09

Sobre la Importancia de la Actividad Física

Inteligencia Práctica: Administración de la Energía Física

‘MENS SANA IN CORPORE SANO’.
Juvenal (s. I d.C.)

Hay un modo extremo, pero espectacular, de graficar lo que puede hacer la falta de una buena actividad física.

El Dr. Laurence Morehouse, el hombre que preparó a los astronautas para los viajes a la Luna, comprobó que la falta de gravedad - es decir, la ausencia absoluta de todo esfuerzo físico - produjo la merma del 10% de la estructura ósea de los astronautas, hasta tal punto, que en los viajes de las naves Apolo a la Luna, se comprobó que el astronauta que permaneció en órbita dentro de la cápsula, se deterioró más que los que estuvieron en la superficie lunar realizando distintos trabajos.

¿Cómo se explica semejante efecto en tan corto tiempo? Es el propio Dr. Morehouse quien contesta esta interesante pregunta:

"Las estructuras y funciones del cuerpo se adaptan a la carga que se les impone. Cuando la carga disminuye, los músculos se consumen y se pierde la fuerza. El corazón se vuelve más pequeño, más débil y menos eficiente. Los vasos sanguíneos desaparecen. El almacenamiento de sustancias químicas disminuye. La consecuencia es que el cuerpo se vuelve menos capaz de satisfacer las exigencias físicas y puede fracasar en las situaciones de emergencia".

Además, a nivel óseo se produce una mayor fragilidad, y se puede acentuar una tendencia a la osteoporosis. La columna se vuelve más vulnerable a las hernias de disco y lumbagos, y en los pies pueden surgir diferentes problemas de estática. Para entender la enorme importancia de los ejercicios físicos, para el cuidado de la salud, echemos ahora una ojeada a lo que ocurre en el organismo durante los mismos:

I. Aumenta la velocidad de las contracciones cardíacas, para proveer al músculo de mayor cantidad de oxígeno. El corazón es más vigoroso y eficiente. Late con más lentitud en reposo, y reacciona con una mayor capacidad de bombeo durante el ejercicio.

II. Se acelera el pulso, y mejora la resistencia círculo-respiratoria.

III. Se aceleran todos los procesos metabólicos.

IV. Se acelera el tránsito intestinal.

V. Aumenta la diuresis.

V. Se acelera la combustión de grasas. Al incrementar la demanda de glucosa en el cuerpo, el ejercicio físico mueve al organismo a que convierta más grasa en azúcar, estabilizando así el nivel del mismo.

VI. Las glándula sudoríparas y sebáceas aumentan su actividad.

VII. En cuanto a las articulaciones, mejora el trofismo del cartílago y la calidad del líquido sinovial.

VIII. También conviene señalar que los deportes y la gimnasia son, física y mentalmente, factores de relajación.


Por último, no es menor el efecto en el plano psíquico o mental del individuo.

En términos físicos, el movimiento intenso -ejercicios o deportes - ayuda al funcionamiento cerebral, por mejor circulación, y por lo tanto, mayor provisión de oxígeno.

Además, el ejercicio produce una euforia especial que todos conocemos. Provee la sensación subjetiva de gozar de un mejor estado de salud y favorece la estética corporal.

En las personas de edad, puede otorgar un aspecto más juvenil, con la fuerza y los bríos que se requieren para estar en consonancia con ese aspecto.

De todos los puntos mencionados, conviene explayarse un poco en un órgano de extrema importancia en nuestro cuerpo: el corazón.

El ejercicio colabora con el corazón proporcionándole un buen sistema de apoyo. Porque cada músculo es como un corazón auxiliar, ayudando a bombear la sangre. Al contraerse, un músculo exprime la sangre hacia el corazón. Cuando se relaja, eso permite que se llene de sangre... exactamente como lo hace el corazón. Un hombre musculoso, excedido en su peso normal en diez kilos, por el peso de sus músculos, no fuerza al corazón en esos kilos extra; al contrario, éstos trabajan para apoyar al corazón.

En cambio, el hombre excedido en diez kilos porque es gordo, está forzando ese órgano: no sólo esos kilos de más no hacen nada para ayudarle al suministro de sangre, sino que posee millones de capilares parasitarios que requieren ser abastecidos de sangre por el corazón.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada