30/9/09

El Aprendizaje Organizacional

Inteligencia Organizacional: Liderazgo

“Algunas personas se burlan de quien trata de enseñarles algo; otras se sienten avergonzadas de ello, como lo harían si tuvieran que asistir a la escuela cuando han llegado a la edad adulta; pero nunca es demasiado tarde para aprender... y no es ninguna vergüenza aprender algo mientras lo ignoremos, es decir, mientras vivamos”.
Séneca

La capacidad de aprendizaje ya no es un lujo. Es la esencia de las carreras y de las compañías determinadas a florecer en el futuro.

Una definición sencilla del aprendizaje organizacional es: ‘averiguar qué da buenos resultados o qué da mejores resultados’

Una compañía exitosa es la que puede aprender eficazmente.

Según esta definición, la gente resulta mucho más crítica para una compañía. El conocimiento, después de todo, se aloja en el cerebro de las personas.

Esto no quiere decir que los activos de capital no sean importantes. Son vitales. Sin capital, la humanidad no hubiera jamás alcanzado la potencia económica a la que ha arribado.

La única forma de conservar la ventaja competitiva es asegurarse de que su organización aprenda con mayor rapidez que la competencia.

Cuando una organización sabe qué es lo que funciona mejor, utiliza ese conocimiento para crear productos y servicios superiores a los de la competencia, y que los clientes elegirán siempre.
Tom Peters, uno de los más altos exponentes del management mundial, escribió: ‘Hoy en día, el éxito en el mercado está en proporción directa con el conocimiento que pueda aplicar una organización, con la rapidez con la cual pueda aplicar ese conocimiento y con la rapidez con la que acumule el conocimiento’.

Conocimiento. Esta es la palabra y el concepto clave. Sólo el conocimiento permite el cambio, que no conduce a otra cosa más que al aprovechamiento integral de todos los recursos, a través del bien principal que tiene una organización: el ser humano, capaz de percibir, pensar, disentir, analizar, y sobre todo, capaz de aprender, realizando este aprendizaje de forma permanente y progresiva.

La diferencia competitiva, por supuesto, radica en la aplicación del aprendizaje al propósito fundamental de la empresa, y no por el conocimiento en sí mismo.

Para obtener datos sólidos sobre la importancia del aprendizaje más rápido, Calhoun Wick y David Ulrich, de la Facultad de Comercio de la Universidad de Harvard, llevaron a cabo un proyecto de investigación que incluyó a 48 empresas de distintos tamaños. Los resultados del proyecto mostraron correlaciones significativas entre la rapidez del aprendizaje y la capacidad de competir, así como entre la rapidez del aprendizaje y la rapidez de la innovación empresaria.

Por supuesto, la transformación de una empresa en una organización de rápido aprendizaje es un viaje que representa una forma de hacer crecer no sólo el negocio, sino también las respectivas carreras de las personas.

‘Más rápido’ no significa ‘apresurado’. El aprendizaje más rápido requiere métodos más sencillos y más eficientes de aprender, menos pasos en el proceso de aprendizaje y más atención a las oportunidades que ofrecen ventajas.

Aprender es, desde luego, una forma de cambio y, por consiguiente, cualquiera sea la concepción que se tenga de él, el cambio va a estar presente en la manera de entender el proceso de aprendizaje.

Las organizaciones basadas en el aprendizaje se enfocan en que el trabajo se realice mejor. Consideran el aprendizaje como la forma idónea de mejorar a largo plazo el rendimiento.

La organización basada en el aprendizaje sacrifica de buen grado el rendimiento de hoy en razón del de mañana. La organización basada en el rendimiento no hace este sacrificio; por esa razón sus finanzas quizá luzcan mejor a corto plazo. Pero hay varios factores importantes que crean una perspectiva a largo plazo:

· El rendimiento de hoy es resultado del aprendizaje de ayer. El rendimiento futuro será producto del aprendizaje de hoy.

· Dado que la organización basada en el aprendizaje sigue invirtiendo en el aprendizaje, su rendimiento mejora constantemente.

· Puesto que la organización basada en el rendimiento no invierte en el aprendizaje, a la larga su rendimiento se perjudica.


Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada