2/9/09

La autoestima y la salud

Las personas con estima baja tienen mayores probabilidades que el promedio de contraer enfermedades cardíacas o pulmonares. Disminuye la eficacia de su sistema de autoinmunidad, y pueden favorecer el avance rápido de tumores malignos. El stress puede ayudar en esto, ya que la persona de baja autoestima generalmente se siente ineficiente, y los problemas que debe afrontar le preocupan más de lo normal.

Los análisis de sangre confirman esto: los individuos con mecanismos de defensa psicológica bajos tienen niveles mayores de circulación de hormonas del stress que aquellos que tienen mayor confianza en sí mismos.

Esta relación entre el pensamiento destructivo y el mal cuidado de la salud es fácilmente comprensible. Las personas que tienen muy baja autoestima, que creen que tienen poco control sobre lo que les sucede en la vida, o no tienen un compromiso concreto con objetivos futuros (ejemplos de un escaso pensamiento constructivo), no se preocupan por cuidar de sí mismos.

Después de todo, si piensan que ellos no importan o que lo que hacen no tiene sentido, para qué se van a molestar en cuidar su cuerpo. Quienes piensan en forma destructiva pueden no ir al dentista todo lo que debieran, quizá sigan dietas deficientes, o no duerman lo suficiente, o no se preocupen por hacer ejercicio en la medida en que debieran.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada