15/9/09

La imaginación y la visualización actúan en todas las áreas de la vida (I)

Porque la buena imaginación no es más que la representación mental de una POSIBLE REALIDAD, CON ARREGLO A LAS LEYES DEL RACIOCINIO.

"Al trabajar con la imaginación de la persona, y al suscitar en ella emociones positivas, uno se dirige a una comprensión afectiva; al aportar pruebas observables, uno se dirige a una comprensión lógica de la situación".

El psiquiatra Daniel Aráoz, en su obra ‘THE NEW HYPNOSIS’, muestra cómo sus pacientes aprenden a manejar sus dificultades mediante un trabajo mental de visualización y de transformación positiva de dichas representaciones. La imaginación construye nuevas alternativas a los problemas.

El hecho de que la mente empírica reaccione ante la fantasía y la realidad en los mismos términos, pone a nuestra disposición una técnica tremendamente poderosa.

"Antes de cimentarlo el arquitecto ve en su mente el edificio construido. El ingeniero ve funcionar la proyectada máquina antes de que se forjen las piezas. El arquitecto e ingeniero de su propia vida, de su carácter y conducta, debe imaginar los resultados de su proyectada acción antes de realizarla”.

Mucha gente cree peligroso fomentar sus facultades imaginativas, temerosas de chocar con la realidad de la vida; pero precisamente estas facultades son tan nobles como las demás, y las recibimos para emplearlas con el propósito de vislumbrar intangibles realidades, pues nos capacitan para vivir en el ideal, aun cuando nos rodee inhospitalario o desagradable ambiente. La buena visualización involucra también cambios físicos y corporales.

AL IMAGINAR UNO UNA SITUACIÓN DE MANERA POSITIVA O NEGATIVA, EL ORGANISMO REPRODUCE LOS SÍNTOMAS DE LA ACTITUD QUE UNO IMAGINA.

El famoso autor Stephen Covey aconseja:

‘Antes de cualquier tarea, de una presentación de ventas, un encuentro difícil o del desafío cotidiano de alcanzar una meta, véala con claridad y vividez, de modo inexorable, una y otra vez. Cree una ‘zona cómoda’ interior. Después, cuando entre en la situación, no le resultará extraña. No le provocará temor.

‘Su cerebro derecho creativo y visual es uno de sus bienes más importantes, tanto para la redacción de un enunciado de la misión personal como en el esfuerzo de integrar ese enunciado en la vida’.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada