21/9/09

La importancia de la oratoria

Inteligencia Cognitiva: Comunicación Oral y Escrita

"CUANDO HABLES, PROCURA QUE TUS PALABRAS SEAN MEJOR QUE EL SILENCIO".
Proverbio Hindú

La oratoria es el arte de hablar elocuentemente, de persuadir y mover el ánimo mediante la palabra.

Timón, un antiguo autor griego, dijo que la ELOCUENCIA es la habilidad de conmover y convencer.

Aquí usamos el término oratoria en su acepción y uso más amplio, no meramente el de hablar ante grandes auditorios, sino estableciéndolo como sinónimo de expresión oral de una persona.

LA IMPORTANCIA DE LA ORATORIA
Entre los grandes jefes que condujeron pueblos, o dejaron su impronta en la historia de la humanidad, ha habido algunos ciegos y algunos sordos; pero nunca ningún mudo.

SABER ALGO NO ES IDÉNTICO A SABER DECIRLO. Ésta es la importancia de la comunicación oral.

En los negocios, o cualquier otra actividad de interrelación, la forma en que hablemos, en que nos comuniquemos, será el patrón por el cual se nos juzgará, se nos aceptará o rechazará."Hablar con orden, con claridad, con entusiasmo, con persuasión; en resumidas cuentas, con eficacia, no es un lujo sino una necesidad. El 90% de nuestra vida de relación consiste en hablar o escuchar; sólo el 10% en leer o escribir.

Si la imagen que usted quiere dar de sí mismo es la de una persona que sabe adónde va, que tiene una actitud positiva hacia la vida, ideas dinámicas y don de gentes, el lenguaje es el principal instrumento que deberá utilizar para transmitir esa imagen a quienes le rodean.

Otro aspecto importante de la oratoria es que también hay que saber hablar para SER ESCUCHADO.

Lo notable es que el hecho de tener que hablar ante extraños, o en una simple reunión de trabajo, no parece ser una tarea sencilla, a la que la mayoría de las personas considere como fácil. En una encuesta realizada en los Estados Unidos, investigando las diez cosas que más temor le produce a la gente, se obtuvo el siguiente resultado (en orden ascendente): los perros, la soledad, el avión, la muerte, la enfermedad, las aguas profundas, los problemas económicos, los insectos, las sabandijas, las alturas y, EL PRIMERO DE LA LISTA, hablar en público.

El buen discurso es un medio de servicio para los semejantes, y es una tarea ardua. Hay que reconocer que quien dice un discurso asume una gran responsabilidad. Al margen de otros aspectos, conviene tener presente que una perorata de 30 minutos ante 200 personas desperdicia sólo 30 minutos del tiempo del orador; en cambio, arruina 100 horas de sus oyentes -o sea, más de cuatro días-, lo cual debería generar más responsabilidad que la que usualmente se advierte.

Abel Cortese

2 comentarios: