15/9/09

Tres métodos creativos (I)

Inteligencia Creativa: Técnicas para pensar lo Impensable

EL BRAINSTORMING
El ‘brainstorming’ (‘tormenta cerebral’, en castellano) es un método creado por el publicista Alex Osborn en la década del ‘50.

La contribución de Osborn, originada en la actividad publicitaria, tenía como objetivo CREAR ideas uno mismo, ATRAPAR ideas de otros e INDUCIR ideas en otros.

El brainstorming descansa en el PRINCIPIO DEL JUICIO DIFERIDO.

Se descompone básicamente en la BÚSQUEDA DE IDEAS, y en la CRÍTICA Y EVALUACIÓN DE LAS IDEAS.

En un primer tiempo la crítica está prohibida, tanto para las ideas ajenas (censura) como de las propias (autocensura).

La NO CRÍTICA no sólo significa suspensión de críticas negativas, sino también de críticas positivas. No se deben ‘aplaudir’ ideas.

La exacerbación de todo principio imaginativo es bienvenido. Se practica libremente el ‘dar puntadas sin hilo’.

Se puede y se debe jugar con las ideas. Nadie es propietario de una, y cada cual puede retomar una, asociarla con otra, distorsionarla, tomar una parte, combinarla con otras dos, etc.

En esta etapa se busca cantidad y no calidad, la que suele surgir del propio mecanismo del brainstorming como trabajo grupal.

En cuanto a la selección y evaluación, se debe tener en cuenta la importancia de las ideas EN GERMINACIÓN: que deben ser protegidas, pero no ciegamente, ya que tienen que crecer como plantas fuertes.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada