9/9/09

La intuición a menudo se manifiesta a través de sueños

En 1890, Friedrich von Kekulé, un profesor de química, había estado intentando resolver la estructura de la molécula del benceno. Se durmió sobre una silla y soñó con una serpiente que se comía su propia cola. Ese sueño evolucionó hacia la estructura del anillo cerrado del carbono que revolucionó la química orgánica.

Las bien conocidas "siestecillas" de Edison eran algo más que un simple respiro de la fatiga. Joseph Rossman dice así, en ‘PSICOLOGIA DE LA INVENCIÓN’:

"Cuando algo le dejaba estupefacto, solía estirarse en su taller, y, medio adormecido aún, procuraba obtener alguna idea de su mente somnolienta que le ayudase a salir de la dificultad".

El descubrimiento de Kekulé, durante el sueño, con respecto al secreto de la molécula de la benzina; el descubrimiento sobre las actividades químicas en la acción de los nervios, del ganador del Premio Nobel, Otto Loewis, y los llamados ‘DUENDES’, del célebre escritor Robert Louis Stevenson, de los que solía decir que le proporcionaban las ideas más fructíferas mientras dormía, constituyen los ejemplos elocuentes de los procesos intuitivos y creativos que se expresan en los sueños.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada