2/9/09

La paciencia es el valor de los pequeños y sostenidos esfuerzos

‘SI TU ÁRBOL DA FRUTO, REGOCÍJATE, PERO NO LO ARRANQUES HASTA QUE ESTÉ MADURO’.
Anónimo

"Es inconcebible lo que se hace con el tiempo cuando se tiene paciencia para esperarlo sin apresurarse", escribió el gran orador francés Jean Baptiste Lacordaire.

"Observe la Naturaleza: un torrente devasta el valle de San Gervasio y apenas deja una cantidad insignificante de depósitos; por el contrario, la lenta acción de las heladas y de las lluvias, la marcha apenas sensible de los ventisqueros, disgregan todos los años, casi piedra por piedra, las peñas más enormes y acarrean a los valles prodigiosas masas de aluviones. Un torrente arrastrando gravas desgasta a diario el granito sobre el cual corre, y llega, con los siglos, a excavar en la roca gargantas de gran profundidad. Lo mismo sucede con las obras humanas: todas proceden por la acumulación de esfuerzos tan pequeños, que mirados en sí mismos parecen completamente desproporcionados a la obra realizada".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada