7/9/09

Un caso notable sobre el poder del subconciente

Uno de los sucesos más curiosos, en relación al trabajo del subconsciente, ocurrió con el naturalista suizo Louis Agassiz, célebre por sus ‘INVESTIGACIONES SOBRE LOS PECES FÓSILES’.

La esposa del sabio, en sus memorias, relató lo siguiente:

"Había estado tratando de descifrar la impresión un tanto obscura de un pez fósil en la piedra alisada en la que ésta se había conservado. Absorto y perplejo, abandonó por fin este trabajo, procurando apartarlo de su mente. Transcurrido algún tiempo, se despertó de pronto una noche con la sensación de que, mientras se hallaba durmiendo, había visto al mencionado pez con todos los rasgos perdidos perfectamente restaurados.

"Temprano, se encaminó al Jardín Botánico, y mientras marchaba, iba pensando en la mencionada impresión, y en que, si la viera de nuevo, observaría algo que le podría poner en las huellas del camino de la perdida visión. Mas en vano, el desvanecido grabado permanecía tan enigmático como siempre. A la noche siguiente, tornó a ver el pez, pero al despertar volvió a desaparecer de su memoria, como antes. En espera de que se repitiera la experiencia, a la noche siguiente tuvo la precaución de colocar un papel y un lápiz al lado de su cama antes de conciliar el sueño.

"Poco antes del amanecer, el pez tornó a reaparecer en sus sueños, un tanto confuso al principio, mas al fin, de manera tan clara y perceptible, que ya no volvió a tener dudas con respecto a las características zoológicas del mismo. Aún medio dormido, y en completa oscuridad, trazó los rasgos de estas características en la hoja de papel que había puesto en la mesita de noche.

"Cuando despertó por la mañana, se sorprendió al observar los rasgos esquemáticos que había trazado, los que supuso habría sido imposible que se los revelara el mismo pez. Se apresuró a visitar el Jardín Botánico, y con el dibujo como guía, consiguió levantar con un cincel la superficie de la piedra, en cuyas partes correspondientes a la del fósil comprobó lo que se ocultaba. Cuando llegó a abrir la piedra completamente, observó que el fósil correspondía al de su sueño y dibujo, consiguiendo entonces clasificarlo con extraordinaria facilidad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada