15/9/09

Una de las herramientas básicas de la creatividad: las preguntas

Inteligencia Creativa: Técnicas para pensar lo Impensable

El primer paso para las grandes ideas es hacer preguntas, porque la manera de ver un problema puede conducir a su solución.

Las preguntas invitan a innovar. Una pregunta hecha a la persona adecuada sobre el tema adecuado y en el momento adecuado, puede ofrecerle las llaves para acceder a una riqueza de información e ideas. A la gente le gusta hablar. Usted puede infundir creatividad en sí mismo haciendo que los demás le hablen.

Más importante que una respuesta correcta puede ser una pregunta que nunca fue formulada. Porque DE LAS PREGUNTAS DEPENDEN LAS RESPUESTAS. Las respuestas sólo sirven cuando uno hace las preguntas adecuadas.

El gran científico Jonas Salk expresó: "LA RESPUESTA A CUALQUIER PROBLEMA 'PRE-EXISTE'. TENEMOS QUE HACER LA PREGUNTA CORRECTA PARA DESCUBRIR LA RESPUESTA".

En general, las preguntas tontas y elementales seguidas de una docena de preguntas aún más elementales, curiosamente, son las que permiten el éxito. Los expertos son los que ya no necesitan molestarse con las preguntas elementales; de esta manera no se molestan con las verdaderas fuentes de los obstáculos profundamente arraigados en las rutinas habituales de una organización o un grupo; éstos son los que impulsan afirmaciones tales como: 'Siempre lo hicimos de esa forma'.

Hace más de dos mil años, el filósofo griego Aristóteles había captado esta cuestión, al escribir: ‘CUANDO UNO HACE UNA PREGUNTA TONTA, A MENUDO OBTIENE UNA RESPUESTA INTELIGENTE’.

El insigne científico Jonas Salk sugiere que el hecho de hacer preguntas es más productivo que tratar de imaginar respuestas. "Descubra las preguntas correctas. Uno no inventa las respuestas, uno revela las respuestas".

En este punto también coincide el excepcional pintor español Pablo Picasso, quien expresó sintéticamente: ‘LAS COMPUTADORAS NO SIRVEN. SOLO NOS DAN RESPUESTAS’.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada