21/9/09

El buen desempeño produce motivación y automotivación

Inteligencia Emocional: Gestión de las Emociones

‘SI QUEREMOS CONSTRUIR UN BARCO, NO BASTA CON REUNIR HOMBRES, DARLES ORDENES Y DISTRIBUIRLES EL TRABAJO. LO QUE HAY QUE HACER ES INFUNDIRLES EL DESEO DE DESCUBRIR MARES LEJANOS’.
Antoine Saint-Exupery


EL BUEN DESEMPEÑO PRODUCE MOTIVACIÓN Y AUTOMOTIVACIÓN
Los autores de la clásica obra ‘EL PRECIO DE LA EXCELENCIA’, relatan una experiencia que ilustra muy bien el principio del poder de las palabras, aunque no coincidan con la realidad.

‘Ya conocemos el viejo adagio que dice que el éxito llama al éxito. Está científicamente fundado. Los investigadores de la motivación descubrieron que el factor primordial es simplemente que las personas motivadas son conscientes de hacer lo correcto. Que esto sea cierto o no en términos absolutos, no tiene gran importancia.

'En un experimento, les dimos diez problemas para resolver a una cantidad de adultos. Eran exactamente los mismos para todos los sujetos. Se pusieron a trabajar, entregaron las hojas y al fin les dimos los resultados. En realidad, esos resultados eran ficticios. A la mitad de las personas les dijimos que lo que habían hecho estaba bien, pues habían obtenido siete respuestas correctas sobre diez ; a los demás, les dijimos que no habían aprobado, pues habían obtenido siete respuestas incorrectas sobre diez. Después les confiamos otros diez problemas (los mismos para todos).

'Aquellos a los que les habíamos dicho que habían aprobado el primer test, hicieron mucho mejor el segundo, mientras que los otros lo hicieron mucho peor. El simple hecho de saber que uno ha hecho algo bien suscita, en apariencia, más perseverancia, una mayor motivación o algo que nos empuja a mejorar’.

El reconocido experto mundial en liderazgo y organizaciones, Warren Bennis precisa: ‘Un estudio realizado sobre los profesores de escuelas secundarias reveló que, cuando demostraban esperar mucho de sus alumnos, ellos elevaban, por este solo hecho, en 25 puntos sus pruebas de C.I.’

En un libro de texto básico sobre psicología, se describe el re-estímulo como un concepto general ‘... referente al proceso por medio del cual la acción iniciada por un sujeto proporciona ulterior fuente de estímulo. Así, las CONSECUENCIAS influyen en sus actos sucesivos’.

El re-estímulo no sólo hace posible el aprendizaje de una habilidad; es también esencial para la misma ejecución. La realización de algo, con habilidad, es un proceso continuo de comportamiento, en el que cada etapa está influida por la anterior, por la siguiente, y por el objetivo final que se persigue. Esta es otra forma de decir, por supuesto, que una habilidad siempre tiene una organización temporal, que implica una secuencia flexible de los actos. Para tal cambio continuo del modelo de ajustes y reajustes, es absolutamente esencial un reestímulo de la información en cada momento. Sin ello, las realizaciones más hábiles serían imposibles.

ACATAMIENTO Y COMPROMISO: LA DIFERENCIA QUE HACE LA MOTIVACIÓN
Hay un mundo de diferencia entre el acatamiento y el compromiso. La persona comprometida aporta una energía, una pasión y una excitación que no se pueden generar si uno se limita a acatar, aunque este acatamiento sea genuino. La persona comprometida no ‘respeta’ las reglas del juego. Es responsable del juego. Si las reglas constituyen un obstáculo para lograr la visión, hallará modos de cambiar las reglas. Un grupo de personas realmente comprometidas con una visión común representa una fuerza abrumadora. Son capaces de lograr lo que parece imposible.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada