16/9/09

La tolerancia, la cortesía y la disculpa

Inteligencia Emocional: Habilidades Sociales

LA TOLERANCIA
La tolerancia es una virtud personal muy importante, y puede ejercerse con facilidad si uno tiene presente cuán lejos está de la perfección.

Como lo expresó el gran filósofo Francois de Fénelon: ‘NADA NOS HARÁ VOLVERNOS TAN CARITATIVOS Y CONSIDERADOS HACIA LAS FALTAS DE LOS DEMÁS COMO UN AUTOEXAMEN, PARA CONOCER A FONDO LAS PROPIAS’.

LA CORTESÍA
"TODOS LOS BLASONES Y LA HIDALGUÍA RESIDEN EN LA CORTESÍA”. Ralph W. Emerson

No hay ninguna característica de la naturaleza humana que sea tan intercambiable como la cortesía. La ofreces, te la devuelven, la otra persona se siente satisfecha. La cortesía hace que la otra persona se sienta importante. Por el contrario, no existe un ataque más brutal al orgullo de una persona que la descortesía. Tratar a una persona con desconsideración y descortesía es provocar su beligerancia y hostilidad.

LA CORTESÍA ES UNA MONEDA BARATA CON LA CUAL SE OBTIENE MÁS QUE CON CUALQUIER OTRA.

LA DISCULPA
Las disculpas, símbolo de simpatía, parecen nimiedades verbales, palabras desperdiciadas a las que algunos no atribuyen la suficiente importancia como para molestarse en decirlas. Sin embargo, la vida es una masa de manchas y gotas, de diminutos acontecimientos que constituyen factores positivos o bien negativos.

Cualquier cosa, por pequeña que sea, que pueda redundar en beneficio de quienes le rodean, le convierte a usted en un elemento especial de sus vidas.

LA DISCULPA APACIGUA LAS EMOCIONES Y SUAVIZA LAS REACCIONES DE LOS DEMÁS.

Abel Cortese

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada